• ActuemOS

Crisis de Venezuela: ¿Cómo gestionar la cooperación internacional?



Notas sobre el tema:

1. UE destinará ayuda humanitaria a poblaciones más afectadas en Venezuela.

2. Save the Children pide a España liderar la respuesta de la UE sobre Venezuela.

3. Urge recurrir a la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU para gerenciar cooperación internacional.


La ayuda humanitaria es un sector propio dentro de la Ayuda Oficial al Desarrollo que se define como asistencia diseñada para salvar vidas, aliviar el sufrimiento y mantener y proteger la dignidad humana, en prevención o en situaciones de emergencia y/o rehabilitación. De acuerdo con Naciones Unidas, para ser clasificada de humanitaria la ayuda debe ser consistente con los principios de humanidad, imparcialidad e independencia, además del de neutralidad; los tres primeros fueron consagrados por la Resolución 46/182 de la Asamblea General (de 1991), y el último por la 58/114.


La ayuda humanitaria engloba el sector 700 de la clasificación del CAD. Dentro del mismo se distinguen las siguientes categorías: emergencia, de reconstrucción y rehabilitación, y prevención de desastres.


Todos ellos se explican en el Curso gratuito de Género y Ayuda Humanitaria.




1. UE destinará ayuda humanitaria a poblaciones más afectadas en Venezuela



La comunidad política informó que 10% de esta nueva dotación presupuestaria irá destinada a la educación de los niños en situaciones de emergencia.


La Unión Europea (UE) incrementó este año el presupuesto destinado a la ayuda humanitaria hasta alcanzar la cifra récord de 1.600 millones de euros, la mayor adoptada al comienzo de un nuevo año, y que será destinada a Colombia y Venezuela.

Agregaron que los fondos comunitarios irán dirigidos principalmente a la población más vulnerable afectada por la crisis en Venezuela y también por el conflicto armado interno en Colombia.



La UE indicó que la razón de este aumento presupuestario se debe al creciente impacto del cambio climático a nivel mundial, los conflictos de larga duración en Oriente Medio y África y al agravamiento de las crisis humanitarias y los conflictos.


Christos Stylianide, comisario europeo para Ayuda Humanitaria, señaló en un comunicado que 10% de esta nueva dotación presupuestaria irá destinada a la educación de los niños en situaciones de emergencia.


En África, el presupuesto europeo irá destinado a ayudar a las personas que viven en regiones golpeadas por crisis humanitarias, como Sudán del Sur, la República Centroafricana, la cuenca del Chad y la República Democrática del Congo, así como en el Sahel, que atraviesa una nueva crisis alimentaria.


"La ayuda humanitaria no puede por sí sola resolver todos los problemas, pero debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para ayudar a los más vulnerables. Ese es nuestro deber humanitario", subrayó Stylianide. 


El Nacional. EFE.



2. Save the Children pide a España liderar la respuesta de la UE sobre Venezuela



Save the Children ha pedido este jueves a España que impulse y lidere una respuesta humanitaria conjunta de todos los países de la Unión Europea ante la actual crisis en Venezuela.


La organización no gubernamental ha reclamado a los políticos españoles "un ejercicio de prudencia para no contribuir a intensificar la inestabilidad en la zona, ya que esta podría afectar a las personas más vulnerables, entre ellos los niños y niñas que han tenido que dejar sus hogares".


La ONG ha alertado de que en los últimos años han salido tres millones de personas de Venezuela -entre ellos, medio millón de niños- y teme que la autoproclamación de Juan Guiadó como presidente "derive en tensiones internas que aumenten la crisis migratoria, con miles de personas desplazadas hacia otros países".


En un comunicado, Save the Children ha incidido en que los países de recepción de migrantes venezolanos llevan tiempo pidiendo apoyo internacional para afrontar esta crisis, ya que en los últimos años "la intensificación de la crisis política y la escasez de alimentos han obligado a familias enteras venezolanas a huir a Colombia".


La organización ha explicado que los niños que cruzan la frontera se enfrentan a graves riesgos, como la trata de personas, el padecimiento de enfermedades o el reclutamiento de grupos armados o bandas criminales.


Por ello, Save the Children también ha solicitado a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) que "active sus mecanismos internos en previsión de la necesidad de fondos para cubrir el incremento del número de desplazados procedentes de Venezuela".


La Vanguardia. EFE.



3. Urge recurrir a la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU para gerenciar cooperación internacional

La propuesta de dejar parte de la gestión de la emergencia en manos de la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU estriba en su experiencia en la defensa de los derechos humanos y en la movilización de personal capacitado en situaciones de crisis. 



Caracas. Aún sin el rigor de un plan de ejecución, la oferta de la cooperación humanitaria cobra notoriedad en la gestión del presidente de la Asamblea Nacional y proclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó. El ofrecimiento descuella en un contexto de emergencia humanitaria en el que la crisis sanitaria se pregona a sí misma y se desparrama hacia el sur donde la Organización Panamericana de la Salud ha repartido 60 millones de dólares para la atención de emigrantes Venezolanos.


Ante la promesa de ayuda internacional y con un sistema sanitario en el piso, se alza la interrogante de cómo gestionar la ayuda de los donantes internacionales a Venezuela. Entre ellos, Estados Unidos que ha ofrecido 20 millones de dólares para responder a la demanda de salud en el país. Pero a decir verdad, Guaidó, quien tiene 48 horas de haberse juramentado como presidente interino, aún no ha asomado su plan para administrar la cooperación en salud, si es que lo tiene.


A propósito de ello, el activista de derechos humanos y fundador de la organización Acción Solidaria, Feliciano Reyna, advierte que es fundamental que Venezuela implemente con urgencia un programa de cooperación humanitaria internacional. Y propone recurrir a la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), con el fin de gestionar con eficiencia el dinero que ingrese. “No hay manera de responder adecuadamente a la dimensión de la emergencia si no lo hacemos de manera coordinada”, sostiene Reyna.


A juicio de los expertos, la propuesta de dejar parte de la gestión de la emergencia en manos de la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU estriba en su experiencia en la defensa de los derechos humanos y en la movilización de personal capacitado en situaciones de crisis. Reyna pontifica el rol de las organizaciones civiles, pacientes y actores nacionales para concertar soluciones.


En Venezuela se estima que existen 300.000 pacientes crónicos, incluidos 77.000 con VIH/Sida, que requieren de tratamientos de alto costo que históricamente han sido  subsidiados por el Estado y que se suministran con fallas desde hace al menos dos años. Se trata de una dificultad que viola el derecho a la salud consagrado en la Constitución.


El exministro de Sanidad José Félix Oletta y portavoz de la Sociedad Venezolana de Salud Pública tilda de complejo el proceso de administración de la ayuda humanitaria. El también vocero de la Red Defendamos la Epidemiología Nacional explica que se requieren mecanismos de participación, de normas y de toda la pericia de las agencias de Naciones Unidas, una ruta que va más allá de los acuerdos entre organizaciones civiles y convoca al Ejecutivo.


La crisis, dice Oletta, tiene una dimensión financiera que requiere de expertos para ser resuelta. Se necesita rescatar la industria farmacéutica, reanimar la atención sanitaria y retomar la importación de equipos. Frente a ello, no es excesivo decir que los 20 millones dólares adelantados por Estados Unidos son una nimiedad en un país que demanda hasta 4,5 millardos de dólares para cubrir los requerimientos sanitarios por año.


Solo en el marco del plan maestro realizado en 2018 entre la OPS, la sociedad civil y el Ministerio de Salud para atender a los pacientes con VIH, tuberculosis y malaria, se solicitaron 30 millones de dólares para la importación de antirretrovirales, diagnóstico y prevención del virus en las embarazadas. También fueron presupuestados otros 2 millones para atender los casos de tuberculosis y 8 millones de dólares más para combatir la malaria. Pero todo aquello es el plan en papel. De todo ese monto, dicen activistas de derechos humanos, el Fondo Global logró adjudicar a Venezuela solo 5 millones de dólares para atender los casos de VIH.


Solo para 2019, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios ha proyectado una inversión que supera los 760 millones de dólares para Venezuela para atender a quienes salen del país, con cuadros graves de salud y desnutrición.


“Si Juan Guaidó asume esa responsabilidad tendrá que establecer una serie de actores. Cuando hablamos de ayuda humanitaria no solo se trata de recursos económicos, hablamos también de cooperación técnica, que no solamente puede ser manejada por las ONG ni Caritas Venezuela ni la Cruz Roja. Debe haber una participación activa del Estado”, insiste Oletta.


Sin embargo, no existe una fórmula exacta, tratándose de un país como Venezuela que en poco tiempo pasó de ser un Estado donante de recursos a ser un país empobrecido y receptor de apoyo. A diferencia de otras naciones, la nación caribeña tiene otro perfil: es un productor petrolero, miembro de la OPEP y tiene una abultada reserva de combustible fósil.


En 2018 Venezuela se convirtió en país receptor de ayuda. Ese año hubo dos bloques de asignaciones que sumaron 16 millones de dólares en cooperación. En un solo año, Venezuela se ubicó en la posición 9 en montos asignados a nivel mundial. Los desembolsos, que comenzaron en noviembre, se canalizaron a través de la ONU.


“Hay que definir la población a la que está dirigida la cooperación, cómo se va a distribuir el dinero y en cuanto tiempo. En gran medida se trata de una respuesta temporal y no definitiva. Se requiere la intervención de las agencias de Naciones Unidas para la alimentación y la infancia para priorizar esas áreas”, agrega el exministro de Sanidad.


La ayuda fue aprobada pese a la posición de la OPS y la OMS, que mantienen una lectura ambigua de la situación en Venezuela sin admitir abiertamente la emergencia. Pese a su posición esquiva, las instancias internacionales has activado desde el año pasado sendos planes para la atención de emergencia interna y ahora recibe recursos del Fondo Central de Respuesta a Emergencias de Naciones Unidas.


“Esto por supuesto  ha sido acordado con oficinas de enlace con el país y contraparte de OCHA-CERF. La magnitud de la respuesta de UN, OPS, y OMS, delata el nivel de la emergencia”, remata Oletta.


Crónica Uno. Julio Materano.





ActuemOS Juntos©Copyright 2018. Todos los derechos reservados.

Diseñado por                          en la  plataforma de 

wingu1.png